Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar.
Johann Wolfgang Goethe

viernes, 11 de marzo de 2011

Terremoto de 8.9 sacude Japón y desata tsunami

Imágenes de televisión muestran inundaciones en varios poblados sobre la costa noreste japonesa, donde decenas de automóviles, botes y casas son arrastrados por las aguas

Tokio | Viernes 11 de marzo de 2011 
AP | El Universal


La costa noreste de Japón fue sacudida el viernes por un terremoto con una magnitud de 8,9 que generó un tsunami de cuatro metros (13 pies) que arrastró vehículos e inmuebles en el litoral cercano al epicentro.
El terremoto ocurrió a las 14:46 horas y fue seguido casi media horas después por una serie de réplicas, entre ellas una con una magnitud de 7,4.
Las imágenes de televisión mostraron inundaciones en varios poblados sobre la costa japonesa, donde decenas de automóviles, botes y edificios fueron arrastrados por las aguas.
De acuerdo a las escenas transmitidas por la televisora pública NHK, un bote de gran tamaño arrastrado por el tsunami se impactó directamente con un muro de contención en la ciudad de Kesennuma, en la prefectura (provincia) de Miyagi.
Las autoridades tratan de evaluar los daños causados por el terremoto, pero por ahora no cuentan con detalles.
La agencia meteorológica de Japón cifró la fuerza del sismo en 7,9. Más tarde, el Servicio Geológico de Estados Unidos puso la magnitud del primer sismo en 8,9 y emitió una advertencia de tsunami para toda la costa japonesa del Pacífico.
NHK pidió a la población que se aleje de la costa afectada.
El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico en Hawai dijo que activó una advertencia de tsunami para Japón, Rusia, la Isla Marco, y las Islas Marianas del Norte. También fue emitida una alerta de tsunami para Guam, Taiwán, las Filipinas, Indonesia y Hawai.
 El sismo ocurrió a una profundidad de 10 kilómetros (seis millas) , a unos 125 kilómetros (80 millas) de la costa oriental, dijo la agencia meteorológica. El área se encuentra 380 kilómetros (240 millas) al noreste de Tokio.
En el centro de Tokio, varios enormes edificios oscilaron con fuerza durante varios minutos mientras los empleados salían a las calles por su seguridad. Las imágenes transmitidas por televisión mostraban un edificio en llamas y enormes nubes de humo en el distrito de Odaiba en Tokio.
También en el centro de la capital japonesa, varios trenes dejaron de operar y los pasajeros tuvieron que caminar sobre las vías para llegar a andenes.
Las imágenes transmitidas por NHK desde su oficina en Sendai mostraron a empleados tambaleándose, y a libros y papeles cayendo de escritorios.
En los últimos días varios sismo han estremecido a la misma región, incluyendo uno con una magnitud de 7,3 que pegó el miércoles.
Unos 30 minutos después del temblor, varios altos edificios seguían oscilando en Tokio, mientras dejaron de funcionar sistemas de teléfonos móviles. La Guardia Costera de Japón estableció a un grupo especial y sus funcionarios están pendientes de emergencia, dijo el oficial Yosuke Oi de la institución.
''Me temo que pronto sabremos de daños, debido a que el sismo fue muy fuerte'', dijo.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Reflexión de Miércoles de ceniza - Ismael Bárcenas

Somos polvo de estrellas.
Ernesto Cardenal
Polvo eres…

Esta semana inicia la cuaresma, tiempo en que cual se nos invita a la meditación. Uno de los símbolos que utilizamos es la imposición de la ceniza, que al aplicarla, va acompañada de la frase: “conviértete y cree en el Evangelio”. Comparto una reflexión al respecto.

Hace cien años, mejor, hace mil años, la materia que compone mi actual cuerpo, ya existía. Los átomos que forman mis manos -hace mil años-, ya andaban en alguna parte de este mundo. De igual modo, dentro de cien o mil años, las partículas que mi cuerpo utilizó, utiliza y utilizará seguirán deambulando por este mundo. Fui polvo y, en un futuro –que espero no sea tan próximo- lo volveré a ser. Mientras tanto, estoy respirando.

Creo que una manera de conducir las reflexiones de la cuaresma pueden ir en esta línea: El Dios de Jesús es el Dios de la vida plena. Me ha dado la libertad, la inteligencia y la capacidad de amar. Me ha equipado con lo necesario para que sea consciente de que realmente puedo construir mi vida. Creo que esto puede ayudarnos a profundizar en ese signo, el del polvo. No seré eterno en este planeta, bueno, si acaso mis partículas, pero yo solamente cuento con algo de tiempo aire como pasajero de esta nave que llamamos La Tierra. Actualmente estoy vivo y el Dios de la vida me invita a que construya la plenitud. Creo que la invitación es a que reconstruya y transforme mi existencia, de tal manera que mi vida tenga más sentido. Al mismo tiempo, se me convoca a que me incorpore en la transformación del mundo. Dios nos invita a que construyamos el Reino, es decir, que nos comprometamos para que este mundo sea un lugar cada vez más humano, más fraterno y más justo.

La tarea no es fácil, pero eso sí, explorar estos senderos claro que transforman nuestra existencia. No todo da lo mismo, a veces vale la pena preguntarse la cuestión si realmente llevo mi vida a dónde quiero ir. Hay que confrontarnos y hacer ajustes, pues se nos invita a La Vida Plena. Esta fue la Buena Noticia que experimentó hace casi dos mil años un grupo de personas cuando conocieron a Jesús. Su vida se transformó, o como también se dice, se convirtieron. Para nosotros, en la actualidad, aceptar el reto de la reconstrucción de nuestras vidas (confrontándonos, replanteándonos, reajustando...) realmente puede ayudarnos a decir cada mañana ese estribillo de la canción “al lado del camino” de Fito Páez: “me gusta abrir los ojos y estar vivo”. La vida sabe diferente cuando captamos que no somos eternos, que vale la pena gastar la vida en cosas que nos hacen mejores seres humanos, cuando tratamos de ser una bendición para los demás -agradeciendo así a tanta gente que ha sido una bendición en lo personal-, cuando tratamos de reconstruir este mundo, cuando tratamos de sintonizarnos a las frecuencias de la solidaridad y la esperanza.

Hay mucho que reflexionar, mucho que replantear y mucho que hacer. Volveremos a ser polvo, pero ahorita, tenemos la vida. Transformémosla, de tal manera que la vivamos contentos con lo que somos y hacemos, orientándonos y transitando esos caminos que dan ese gusto y ese grato sabor de boca, como le llamamos a la felicidad.

... serán ceniza mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.
Francisco de Quevedo

Ismael Bárcenas Orozco, SJ.
Blog: http://elmayito.blogspot.com/2011/03/polvo-eres.html?spref=tw
elmayo@gmail.com

martes, 8 de marzo de 2011