Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar.
Johann Wolfgang Goethe

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Reflexiones sobre el 9/11 - Mauricio Meschoulam 3 de 3

Remito la tercera parte de la reflexión iniciada por el Prof de la Ibero Cd. de México Mauricio Meschoulam.
Fuente: http://bit.ly/qUtYWl 
A continuación abordamos dos últimos aspectos sobre el tema y concluimos:

El impacto en las finanzas: déficit fiscal, deuda y oro al alza
Bill Clinton insistía en el punto una y otra vez en aquella campaña presidencial del 2004, cuando brindaba su apoyo a Kerry. Él había dejado las cuentas sanas y un superávit en las finanzas públicas. ¿Cómo había hecho la administración Bush para transformar eso en un monumental y creciente déficit que ponía en riesgo la capacidad de pago de la primera economía del planeta? Y eso era en el 2004. Hoy, la situación es mucho peor.
Como mencionamos en la entrega anterior, uno de los temas corales de los planteamientos del equipo de Bush (incluso antes del 9/11) era la necesidad del incremento en el presupuesto militar. Desde la óptica neoconservadora no se podía escatimar en ese rubro, y mucho menos habiendo padecido en casa los efectos del terrorismo. De este modo, las intervenciones militares estadounidenses en Afganistán y en Irak, además de todos los operativos lanzados internacionalmente para buscar y apresar a sospechosos de terrorismo se sumaron a la costosa empresa llamada Department of Homeland Security, un verdadero monstruo burocrático. El resultado financiero no era muy difícil de predecir. Una vez más en su historia, las arcas se empezaban a vaciar porque el gobierno gastaba no poco, sino mucho más de lo que ingresaba.
Este, obviamente no es el único elemento, pero sí un factor crucial para que a partir del 2001 el valor de la moneda norteamericana comenzase a disminuir de manera constante (ciclo cuyo final aún no vemos). Lo anterior se puede constatar comparando el dólar con otras monedas, pero sobre todo contra el oro. Como se aprecia en  la gráfica colocada debajo de este post, el oro traía una tendencia de varios años que reflejaba una relativa estabilidad. El precio del metal precioso había alcanzado en su momento más bajo los 255 dólares por onza y se mantenía entre ese nivel y los 300 en promedio. A partir del 9/11 y en los meses subsecuentes, la escalada no para.
Al incremento en el gasto militar y el costo por la guerra contra el terrorismo, posteriormente se unen otros factores de carácter económico y financiero que terminan por llevar el déficit fiscal y la deuda de EEUU a números francamente insostenibles. Apenas hace unas semanas vivimos lo que significa tener a la máxima potencia económica del planeta bajo riesgo de suspensión de pagos. Esa crisis, la de la deuda, no ha terminado. Pero su ciclo actual inició por los factores eminentemente geopolíticos que detonan los ataques del 9/11.
Hoy el oro se encuentra en más de 1850 dólares la onza. El valor no solo material sino simbólico del dólar, la moneda que movió al mundo al menos la segunda mitad del siglo XX, es de hecho un indicador, un termómetro que muestra el grado de deterioro del poder estadounidense y del ascenso (que precede al 9/ 11 pero que se acelera por los ataques) de un sistema no solo políticamente sino económicamente multipolar.

De Al-Qaeda 2001 a Al Qaeda versión 2.0: el terrorismo que persiste
En la semana del presente escrito ocurrieron al menos tres atentados terroristas en el mundo con decenas de muertos como saldo. Dos de ellos sucedieron en zonas controladas militar y geopolíticamente por Estados Unidos. Los medios, como es cada vez más normal, hicieron muy poco caso a estos incidentes. Pareciera que cuando los ataques en contra de civiles no ocurren en países europeos o en territorios que llamen la atención como espacios turísticos, ya no nos importan demasiado ni su frecuencia ni sus consecuencias. Pero la realidad es que el terrorismo no ha terminado, y Al Qaeda, una organización mutante, sigue siendo capaz de infligir daños irreparables en términos de vidas humanas y de costos psicosociales y políticos en poblaciones enteras.
Es verdad que posiblemente no exista la misma potencialidad de antes y quizás no corren riesgo los rascacielos y las miles de personas que trabajan en ellos. Sin embargo, Al Qaeda se convirtió en una organización paraguas, en torno a la que se encuentra un sinnúmero de células esparcidas por al menos cuatro continentes, y con capacidad de efectuar ataques terroristas medianos o pequeños en términos de daños potenciales y muertes. No necesariamente reportan sus operativos a un comando central, ni dependen financieramente de una estructura organizada, pero ideológicamente se asocian o se ligan al proyecto de largo plazo de Al Qaeda y así se mantienen operando desde hace ya algunos años. En ese sentido, cuando Osama Bin Laden es ubicado, ya hacía mucho que había dejado de tener un papel central en el diseño e implementación de las decenas de ataques terroristas que continúan ejecutándose cada año. Su figura era esencialmente simbólica, y como tal, el golpe a la organización no es menor. Pero sabemos que el grupo terrorista se mantiene activo y al menos en la zona de Afganistán, Pakistán y Asia del Sur, además de otras ubicaciones en Medio Oriente y el norte de África, con las modalidades señaladas, representa un peligro enorme para las poblaciones de la región.
El terrorismo, de este modo, permanece como una estrategia que muchos siguen considerando eficaz para avanzar determinados intereses. Las intervenciones militares no han impedido que el día de hoy, al momento de este escrito, las ciudades de Nueva York y Washington se encuentren alterando sus rutinas y sus conductas debido al aviso de amenazas de algún potencial ataque el día del aniversario del 9/11. Esperamos que nada ocurra. Pero la sensación de inseguridad ante el terror no será eliminada por decreto ni por invadir con los ejércitos más sofisticados medio planeta.

Conclusión: Aniversario de 10 años, solo un buen pretexto para reflexionar  
Un día. Siete meses. Cuatro años con cinco meses y catorce días. O diez años. Nada en realidad cambia en ninguna de esas fechas a causa de la fecha en sí. Un aniversario es solo una excusa para hacer una pausa y evaluar en qué momento estábamos hace diez años y en qué momento nos encontramos ahora.
Bin Laden ha muerto, pero Al Qaeda sobrevive. Su fuerza no es la misma, pero su capacidad sigue amenazando seres humanos en distintos puntos del planeta. Entendemos hoy mucho más acerca del terrorismo, pero no lo suficiente como para sentirnos seguros y protegidos de sus asechanzas. Estados Unidos no es hoy más fuerte que hace diez años, por el contrario, su proceso de declive relativo se ha acelerado tanto económica como política y militarmente. Se libraron batallas y se hicieron guerras, pero no se salvó ni el orgullo ni la vida de miles de inocentes que se mantienen pagando el costo.
Al final del camino, la vida siguió después del 11 de septiembre del 2001, lo mismo que ha de seguir después de la misma fecha diez años después. Millones de seres humanos necesitan seguir pensando que sus parcelas se encuentran a salvo y que sus pequeños destinos tienen sentido. Pero esto no se consigue con saber quién dispara más fuerte o quién tiene los barcos y aviones más grandotes, sino ubicando el mundo en el que la lucha tiene que seguirse dando. Y éste no es el de las balas sino el mundo de las ideas y la mente de las sociedades. La violencia no puede ser opción, pero eso no se transmite a través del discurso de un presidente o el de un poeta extraviado en una isla perdida. Para que la violencia no sea opción, las generaciones que vivimos incidentes como el 9/11 o eventos similares, debemos convencernos y convencer paulatinamente a nuestros hijos de que ni el terrorismo ni ninguna otra clase de estrategia es más poderosa que la imaginación del ser humano para entender y resolver sus problemas y conflictos en el fondo, en la estructura y desde la raíz.