Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar.
Johann Wolfgang Goethe

lunes, 29 de agosto de 2011

A movilizarnos por la paz

Comparto artículo del P. Jesús Mendoza publicado en el Sur.
______________

A movilizarnos por la paz

Ya ha trascendido la noticia del paso de la Caravana al Sur que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad ha previsto por Iguala, Chilpancingo y Acapulco. El 9 de septiembre estará en Iguala, mientras que el 10 pasará por Chilpancingo por la mañana, llegando a Acapulco por la tarde. Este evento en sí mismo mueve a la esperanza ante las grandes proporciones de la violencia en nuestra región. Esta movilización es una convocatoria ciudadana a los ciudadanos mismos para que asumamos nuestras responsabilidades en la construcción de la paz.
Las diversas ciudades que reciben la Caravana al Sur cuentan con una gran oportunidad para desarrollar procesos locales a partir de las circunstancias propias y orientadas a enfrentar emergencias y a tocar las causas de la violencia desde la sociedad civil. Ya estamos hartos (hasta la madre) y nos dimos cuenta de ello de que los ciudadanos tenemos una gran responsabilidad en este caso.
En primer lugar, hemos permitido que la clase política se volviera cómplice por acción o por omisión, del gran caudal de violencia que sufre el país. Los políticos son parte del problema y no han sabido convertirse en parte de la solución. Y no lo van a ser si la sociedad civil permanece omisa en sus responsabilidades sociales y políticas. Una de las líneas de acción que tenemos los ciudadanos es, precisamente, exigir que la autoridad cumpla cabalmente con las obligaciones que la ley le impone. Ni más ni menos. No lo han hecho porque no se los hemos exigido con la ley en la mano y con la razón en nuestras palabras.
En segundo lugar, la participación de los ciudadanos es intransferible. Precisamente porque nos hemos acomodado a la pasividad y hemos renunciado a nuestros derechos y responsabilidades ciudadanas, las instituciones públicas se han vuelto ineficaces e inservibles, puesto que la corrupción y la impunidad las sostiene.
Por esto es imprescindible que los ciudadanos salgamos a la calle a expresar nuestra inconformidad y nuestra esperanza. Iguala, Chilpancingo y Acapulco tienen esta oportunidad que no debe tirarse por la borda. La Caravana al Sur puede respaldar esfuerzos locales por construir una ciudadanía para la paz. Todos los ciudadanos nos hemos convertido en víctimas de la inseguridad y muy fácilmente nos podemos quedar estacionados en un cómodo pero indigno papel de víctimas. Si es cierto que somos víctimas, tenemos que superar ese trauma paralizador para exigir nuestros derechos y asumir nuestras responsabilidades. Nadie nos va a traer la paz si nosotros no la construimos. Ni el gobierno, ni el Chapulín Colorado.
Evidentemente, salir a la calle es sólo un primer nivel de participación para la construcción de la paz. Es necesaria, además, una ciudadanía para la paz, que a partir de un reconocimiento crítico de las raíces de la violencia, se plantee acciones orientadas a superarla de manera profunda. La paz no tendrá lugar sin nosotros los ciudadanos.
En Acapulco convoca a esta marcha el Movimiento por la Paz en Acapulco, un frente de organizaciones sociales y de personas interesadas en la paz en nuestro contexto de violencia e inseguridad. El tema de la paz se ha convertido en un punto de convergencia de personas y organizaciones, pues la violencia se ha vuelto tan desafiante que mueve a todos a vincular esfuerzos para hacer frente a la emergencia de la violencia que ha rebasado a instituciones y a la sociedad en general.
Una situación de emergencia es el apoyo a las víctimas, a su rehabilitación para superar el miedo y a su exigencia de justicia. Todos tenemos la obligación moral de apoyar a las víctimas, que necesitan hacerse visibles, de manera que cuenten con nuestra solidaridad. Por otra parte, hay que parar esa dinámica mortífera que acrecienta el número de las víctimas.
El Movimiento por la Paz en Acapulco ha puesto ya en marcha la organización de la recepción de la Caravana y el desarrollo de un acto público para lo cual necesita de la colaboración de la sociedad para ofrecer alimentos y hospedaje a alrededor de 400 personas que participan. Tenemos el siguiente contacto para cualquier información sobre el evento y la colaboración caravanaporacapulco@gmail.com . Necesitaremos dinero, alimentos y bebidas embotelladas. Posteriormente señalaremos la ubicación de un puesto de acopio y los modos concretos para recoger los recursos que los ciudadanos, las organizaciones o las empresas puedan ofrecer para que la Caravana al Sur nos deje el aliento y la esperanza que necesitamos.