Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar.
Johann Wolfgang Goethe

lunes, 5 de septiembre de 2011

Reflexión sobre situación de México por Javier Ávila A. sj desde Monterrey


Comparto reflexión del jesuita Javier Ávila A. publicada en un medio local del Monetrrey.
________________


Desde la semana pasada Monterrey está en las pantallas de televisión con noticias a toda hora, reportajes desde el lugar de los hechos, la prensa nacional e internacional le dedican espacios, Televisa con el Parque Fundidora al fondo durante la entrevista con el Presidente Calderón, marchas de la sociedad hacia palacio de gobierno en Monterrey exigiendo renuncias, cinco personas detenidas y señaladas como responsables, gobernadores, empresarios, deportistas, artistas con mensajes de solidaridad e invitaciones a la unidad... El País más alterado todavía.

El corazón no acaba de asentarse y menos conforme las noticias siguen, los números aumentan, los nombres se mencionan, las pantallas muestran a las bestias bajar de los vehículos, autómatas, criminales. De esta masacre en Monterrey inmediatamente aparecen cinco presuntos responsables ¿y del resto de los masacrados? sólo promesas... Y está Creel, y está Villas de Salvárcar, y están los migrantes, y están las fosas clandestinas... En Monterrey fueron más de medio centenar que aunque quedan en estadísticas y nombres desconocidos la mayoría de ellos, no dejan de calar en la vida y en el espíritu. La vista lastima, las noticias calan, los muertos arrebatan todo juicio.  Sabemos que poco a poco el dolor ha ido tomando rostro por la suegra del amigo, la abuelita de los compañeros de escuela, la cuñada del hermano, etc. etc. Y el dolor se aumenta.

Seguimos constatando que el hombre es capaz de las peores atrocidades.
Hay dolores físicos que lastiman; los dolores espirituales nos desgarran. Las voces de tanta sangre se siguen escuchando en el silencio. Nos quedamos sin palabras. El grito queda congelado. Hay cosas que solo en silencio pueden llevarse cuando el grito sigue perdido en la atmósfera. Es el grito de México, es el grito de años, de meses, de días, de minutos y segundos. Es el grito de ayer y de antier. Y son las lágrimas de los muchos que hoy lloran un presente trágico, un País en franco deterioro.

Todos tememos, pero hay que seguir avanzando en este mundo caótico. ¿Cuándo perdimos el camino y la dignidad?
Seguimos necesitando el abrazo de todos, la voz de todos. Pero debo confesar que mi confusión da más brincos y el corazón queda con mucho desasosiego. Son más de CINCUENTA MIL los muertos en el país, DIEZ MIL desaparecidos, MILES los torturados, MILES los hostigados. En ningún momento resto importancia al dolor por estos más de 50 muertos, y mi dolor se ha convertido en rabia, mi grito en exigencia de justicia y mi llanto y mi tristeza se siguen sumando cada día. ¿Es necesario que maten en grupo para que la sociedad se una, para que el presidente declare tres días de luto nacional, para que los artistas digan su voz, los deportistas lamenten las muertes, los empresarios tomen conciencia pública, los políticos declaren por teléfono con voces ridículas y lastimeras sobre todo aquellos que callan feminicidios y apoyan impunidades en sus estados? Su desvergüenza, su
desfachatez no tienen nombre. ¡Apenas les está salpicando tanta sangre derramada!

Perdonen, pero esto aumenta la rabia y el dolor del corazón.