Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar.
Johann Wolfgang Goethe

jueves, 3 de febrero de 2011

La paz es el camino - ITESO

Mensaje del Dr Juan Luis Orozco. Rector de ITESO ante los sucesos en Guadalajara el pasado 1 de febrero


El ITESO, en cuanto universidad jesuita y como toda universidad en el mundo, tiene la misión de contribuir a la construcción de una sociedad en paz, que garantice justicia y dignidad para todas las personas.

El ITESO se dedica a la educación como espacio del conocimiento para el crecimiento y desarrollo de la libertad de los individuos, de los grupos y las organizaciones. Busca un nuevo sentido a los aportes de las generaciones anteriores, para construir respuestas pertinentes a los retos y necesidades que la vida pública y privada plantean a las generaciones contemporáneas.

Los acontecimientos del día de ayer, 1 de febrero, con bloqueos violentos en varios puntos de la zona metropolitana de Guadalajara, nos plantean el reto de construir respuestas universitarias a las necesidades de todos y cada uno de los que viven en esta ciudad y en el estado, incluyendo a quienes conforman nuestra comunidad universitaria, de tener y sentir seguridad, de conservar incólume su integridad física, mental y espiritual para poder estudiar, trabajar y convivir en un ambiente de concordia y comunicación.

El día de hoy algunos estudiantes del ITESO, junto con otros estudiantes de universidades locales y activistas de organizaciones civiles de Guadalajara, se organizaron extraordinariamente rápido para desplegar la bandera de la paz. Sé que es un movimiento genuino que se da espontáneamente entre los jóvenes. Ellos han trascendido el temor para hacerse de la calle y decir: ¡Aquí estamos, no tenemos miedo y no queremos más violencia!

Las universidades a nivel nacional y las universidades locales ya hemos dialogado desde el año pasado acerca de algunos caminos para tomar medidas compartidas de seguridad. Más allá de la necesidad de ajustar las estrategias de seguridad en nuestras instituciones de educación superior –ajustes que estamos realizando en el ITESO-, el desafío se nos presenta no solamente a los universitarios, sino a la sociedad entera y, por lo tanto, nuestras respuestas han de realizarse en conjunto con la comunidad, con los ciudadanos y las instituciones públicas y privadas, pensando sobre todo en los más vulnerables, en los más pobres, que en las ciudades son los desempleados, muchos de ellos jóvenes.

Creemos que una parte de la respuesta está precisamente en desplegar de modo intenso y generoso una gran labor educativa, que permita a todos nuestros niños estar incluidos —actualmente hay muchos excluidos quienes viven sin escolaridad— en el mundo globalizado actual; una gran labor educativa que ofrezca a nuestros jóvenes posibilidades concretas y claras de ser incluidos, a partir de empleos bien remunerados, con una formación que les permita sentirse plenos en su desarrollo intelectual, profesional y de pertenencia social.

Este momento histórico, en que una gran parte de la población tiene miedo —y con toda justificación— rogamos, pedimos, invitamos, exigimos, conminamos encarecidamente a todos los actores sociales a que vayan a lo profundo de sus convicciones y que no se olviden nunca de cuidar la propia vida y la de todos, porque toda vida tiene el mismo valor y porque ningún interés mezquino puede estar por encima de ella; que el camino para la construcción de mejores días para los niños y niñas, para los jóvenes, ancianos, adultos, pobres y ricos, es la paz; que recuerden que para los cristianos y para cualquier ser humano, la vida es sagrada; que para solucionar el complejo problema del mercado de estupefacientes, el gobierno debe tomar el camino de la paz, la inteligencia, la firmeza sí, pero sin buscar la muerte de nadie.

El camino no es de sangre, ninguna sangre, ni la de los jóvenes, ni la de los adultos que andan errados en sus pasos, ni la de los inocentes "alrededor" de los conflictos. El camino es el de la seguridad para todos, el de la confianza y no el temor, el de la esperanza y no el miedo. Todos los caminos por la vida. Todo camino debe recorrerse por la vía de la paz. El camino es la paz.

Dr. Juan Luis Orozco, SJ
Rector del ITESO